La vida en rosado

En pleno auge, el mercado de los vinos rosados se ve impulsado por
un aumento en la gama de los vinos y de sus recipientes.

Los vinos rosados

El mercado de los vinos rosados experimenta una dinámica constante desde hace varios años.
Un crecimiento impulsado por un aumento de gama de los vinos y la elevación en la calidad de sus recipientes.
Una bella oportunidad para Saverglass, que propone soluciones a los viticultores para
ensalzar sus vinos: un vidrio Extra-Blanc y numerosas personalizaciones.

Los vinos rosados

Un mercado en pleno auge

Desde el 2003, el consumo mundial de vinos rosados está en constante aumento. Se establece en 24 millones de hectolitros (en 2016), es decir, un aumento del 32 % desde el 2002 (fuente: Resúmenes de FranceAgriMer, Observatoire économique mondial des vins rosés [Observatorio económico de los mercados internacionales de los vinos rosados], febrero de 2018).

Francia, como principal productor y consumidor, sostiene este mercado. Desde hace 25 años, el consumo de vinos rosados se ha triplicado en este país. Hoy en día, una de cada 3 botellas de vino vendidas es de vino rosado (datos CIVP por IRI Symphony) y 9 de cada 10 consumidores de vino declaran beber vino rosado. En 15 años, la exportación de los vinos de la Provenza se ha disparado en un 500 %.

Este entusiasmo por el vino rosado sobrepasa de largo las fronteras francesas. De hecho, Estados Unidos se coloca en la segunda posición en cuanto a consumo mundial, y compra el 43 % del volumen vendido en el extranjero.

Los vinos rosados —al igual que los vinos de la Provenza y su exportación de 40 millones de botellas en 2016—, experimentan un crecimiento histórico de sus ventas en Estados Unidos, pero también en el resto del mundo.

al servicio del envase

La innovación del vidrio

El rosado ha sabido imponerse entre los expertos y los novatos gracias a un aumento en la gama, tanto del vino como del envase. Al priorizar la transparencia y la decoloración del vidrio Extra-blanc para enaltecer la palidez de sus colores, los rosados optan por un envase depurado y dan resplandor a sus tonos.
Las botellas se convierten en un objeto de diseño y un soporte de expresión que permiten que los viticultores de diferencien.

Botellas que rompen los códigos

Más que una moda pasajera, el vino rosado ha sabido imponerse en la sociedad actual. Ello corresponde a la evolución de los estilos de vida y nuevas tendencias de consumo, con comidas menos estructuradas, una mayor apertura para la cocina internacional, una gastronomía simple y una búsqueda de hospitalidad y de placer.

Percibido como un vino «simple», divertido y accesible, es muy apreciado por todas las generaciones de consumidores, desde los Millenials hasta las personas de 40-77 años.

El Extra-Blanc para enaltecer los vinos de la Provenza

En la Provenza, la producción de vino rosado es una especialidad, un estilo de vida desde hace tiempo. Su clima, su tierra y sus cepas adaptadas a este vino hacen que sea la principal región productora de Francia. 

En 2016, 156 millones de botellas AOC fueron vendidas, lo que representa el 42 % de la producción nacional y el 6 % de la producción mundial.

Leyenda: Finca Ott – Botella Extra-Blanc

 

Para dar respuesta a las exigencias de este mercado, Saverglass propone un material premium, el vidrio Extra-Blanc, que realza y revela los colores de los vinos rosados.

La finca Ott, un referente de los vinos rosados de la Provenza, escogió un frasco exclusivo y único, reconocible entre los demás. La botella con curvas esbeltas, inspiradas en la belleza de los paisajes, es la marca personal de esta finca con envergadura internacional. Ella hace referencia a las elegantes ánforas que recogían el vino antaño, conservándolo al fresco. Realzada por el vidrio Extra-Blanc de Saverglass, la cosecha de la finca Ott ofrece una capa rosa muy pálida a la vista que, según las añadas, se tiñe de reflejos dorados, anaranjados e incluso bermellón.

El Centre de Recherche et d’Expérimentation sur le vin rosé (Centro de investigación y experimentación sobre el vino rosado) también ha elegido el vidrio Extra-Blanc de Saverglass para su sistema de referencia. Los vinos rosados tienen la particularidad de tener una gama de colores variada. Los principales — melocotón, melón, mango, pomelo, mandarina y grosella, ordenados según la preferencia de los consumidores—se encuentran en este sistema de referencia que permite, gracias al Extra-Blanc, calificar con precisión el color de un rosado.

 

La innovación del vidrio al servicio del envase

El rosado ha sabido imponerse entre los expertos y los novatos gracias a un aumento en la gama, tanto del vino como del envase. Al priorizar la transparencia y la decoloración del vidrio Extra-blanc para enaltecer la palidez de sus colores, los rosados optan por un envase depurado y dan resplandor a sus tonos. Las botellas se convierten en un objeto de diseño y un soporte de expresión que permiten que los viticultores de diferencien. 

 

Botellas que rompen los códigos

Gracias a sus perfiles menos tradicionales que los vinos tintos o blancos, los vinos rosados pueden permitirse más libertad en la elección de sus envases. 

Para establecer su cosecha Made in Provence en 2006, la finca Sainte-Lucie optó por una botella que rompe totalmente con los códigos del mercado: una botella cilíndrica con los hombros planos. Hoy en día, el éxito es abrumador y la finca conserva la botella Kendo Wine para sus distintas cosechas.
 

 

C:\Users\LCW\Desktop\La vie en rosé\29425665_917934471714447_6521982262169305088_o.jpg

Leyenda: Cosecha Made in Provence (finca Sainte-Lucie) – Botella cilíndrica con los hombros planos

 

Château de Berne (Provenza) también forma parte de los primeros en agitar el mercado. Desde el 2008, invierte los cánones tradicionales del vino al escoger una botella cuadrada para su cosecha Terre de Berne. Hoy en día, Château de Berne vende 4 millones anuales de botellas de esta cosecha, desde Australia hasta Estados Unidos, pasando por Kazajistán. Desde entonces, la finca provenzal ha empleado una política sistemática de innovación. 

Leyenda: Cosecha Château de Berne – Botella en Extra-Blanc con base cuadrada, grabado en la parte baja del tronco, serigrafía en las caras delantera y trasera

 

Innovaciones en el vidrio

Para acompañar esta «premiumización» de los vinos rosados, la oferta del catálogo de Saverglass se enriquece con líneas de productos innovadores. El Grupo se ha replanteado especialmente la picadura de las botellas de vidrio Extra-Blanc para crear un punto de concentración de la luz en la base, que irradie en toda la botella. Esto resalta la capa pálida de los vinos rosados.
 

Saverglass propone varias gamas: 
 

- La colección Eclat

Con 6 referencias, esta colección se enriquece todos los años con varios picaduras y nuevas capacidades —hasta el formato de 3 litros—, para acompañar el crecimiento de los viticultores.

​​​​​

 

El colección Eclat

- El modelo Constellation

El antiguo jugador de rugby Gérard Bertrand, procedente de Languedoc, ha elegido este modelo para Hédo, cuya picadura evoca una pelota de golf. «Queríamos hacer una cosecha súper Premium, cuyas cepas retaran los imprescindibles del rosado: la garnacha y la monastrell. Esta última da un color coral al vino. La mejor manera de hacer que resaltase era elegir una picadura de botella con asperezas», explica Gérard Bertrand, acostumbrado a los envases innovadores. Gérard Bertrand y Jon Bon Jovi, músico fundador de un grupo de rock, se asociaron para crear Hampton Water, un vino rosado envasado en la Bordelesa Eclat Constellation. 

C:\Users\LCW\Desktop\La vie en rosé\Hédo.jpg

Leyenda: Bordelesa Eclat Constellation

 

C:\Users\LCW\Desktop\La vie en rosé\Diving_Into_Hampton_Water_Rosé_Wine.jpg

Leyenda: Bordelesa Eclat Constellation para la Hampton Water

 
- La colección Nuevos conceptos

Saverglass propone a los consumidores ávidos envases sofisticados, con formas innovadoras y poco comunes. Los modelos Irrésistible, Pompadour Wine, Invent, Antik, Massalia, Théos, Feng Wine, Sophia wine y Essencia Wine son algunos ejemplos que ilustran la necesidad de diferenciación en el mundo del rosado. 

C:\Users\LCW\Desktop\bandeau 2.png

 

 

La premiumización

En el mundo del rosado, la premiumización de los vinos va acompañada de una notable sofisticación de la botella en:  

  • La forma, que debe atraer la mirada y traducir un posicionamiento de alta gama.
  • La sustitución de la etiqueta por decorado.
  • Una personalización de la botella mediante grabados (anillo, cuerpo o anillo de apilamiento).

Château Puech-Haut (Languedoc Roussillon) adoptó la botella Duo de Saverglass para su cosecha Puech Haut Prestige. Esta botella satinada con una cara plana, única en el mundo del vino, evoca un frasco y el universo de las fragancias. Su diseño es depurado, con tan solo dos elementos serigrafiados presentes en la cara (el escudo con los carneros y la marca). 
 

C:\Users\LCW\Desktop\La vie en rosé\Image25.png

Leyenda: Cosecha Puech Haut Prestige (Château Puech-Haut)

Botella Duo, satinado y decorado en serigrafía

C:\Users\LCW\Desktop\La vie en rosé\Le_Pacha_Rosé_Wine.jpg

Leyenda: Botella Maxima Personalizada, grabado en el

anillo de apilamiento y decorado en serigrafía

El vino rosado, primera opción para los grandes restaurantes estrella

Considerado durante mucho tiempo como el pariente pobre de la gastronomía francesa, el vino rosado ha ido encontrando, progresivamente, su sitio en los grandes restaurantes. Numerosas y grandes fincas quieren imponer este color al proponer vinos más estructurados, que irán entrando poco a poco en la gama de los vinos de guarda. 
 

El Clos du Temple de Gérard Bertrand es una ilustración de esta tendencia. Siete años después del Clos d’Ora, creó el Clos du Temple, un terreno de ocho hectáreas situado en el valle de Cabrières, en el corazón de Languedoc en el sur de Francia. Concebido como un vino de guarda, elaborado en barrica, el Clos du Temple es un rosado que tiene como objetivo acompañar los platos más refinados y entrar en la familia de los grandes vinos, al mismo nivel que los blancos y los tintos.

Su botella está muy trabajada, con una base cuadrada como la entrada de un templo y un decorado lujoso.

«Quería que este vino transportara a la gente a lo divino y, en ese sentido, este rosado se puede comparar con un templo. El Clos du Temple es un vino trascendente. Este vino es una especie de culminación para mí, que toma en cuenta la tierra y mi filosofía a la vez», cuenta Gérard Bertrand.

 

Nuestros logros

¿Le gustaría hablar de
su proyecto?