El movimiento «craft»

La tendencia «Craft» crea una dinámica con la llegada de nuevos agentes y de colecciones dedicadas, como la creada por Saverglass.

Muy a la moda entre la generación Y, el fenómeno «craft» está en pleno auge
desde el año 2011 en el mercado de las bebidas espirituosas.
Sinónimo de creatividad y autenticidad, este movimiento crea una dinámica en el mercado
con el surgimiento de nuevos agentes y de colecciones dedicadas,
como la creada por Saverglass.

Las bebidas espirituosas «craft»:

un mercado en pleno auge

Desde principios del año 2010, la tendencia del «craft» se desarrolla rápidamente en el mercado mundial de las bebidas espirituosas. Más allá de la simple traducción como «producto artesanal», el término designa todo un movimiento de consumo.

Según un estudio realizado por Mintel GNPD, el mercado ha experimentado un aumento del 265 % entre 2011 y 2015 y el 15 % de las bebidas espirituosas lanzadas en 2016 en todo el mundo llevaban el sello de «craft». Estados Unidos fue pionero en su creación y comercializa la mayoría de los productos de este tipo. Europa está en segunda posición. El fenómeno también se extiende principalmente a Australia y Sudáfrica.

Una tendencia que hace que surjan nuevos productos, cada vez más innovadores y originales.

Una búsqueda de autenticidad

Para explicar dicho fenómeno, hay que centrarse en los consumidores. Cansados de los productos fabricados en masa, idénticos de un país al otro, se decantan por productos más auténticos. Ellos buscan productos con los que se valore al humano, quien ha participado en su diseño y fabricación, y en los que las asperezas se acepten e incluso se destaquen.

Inscrito en esta dinámica, el mercado de las bebidas espirituosas apuesta por la proximidad y la destreza:
• Las bebidas espirituosas están numeradas.
• Se destaca el aspecto «local».
• Las botellas indican la barrica de las que provienen, el maestro destilador que ha validado la calidad del líquido, las materias primas, etc.

Además, la mayoría de los clientes opina que, a menudo, las bebidas espirituosas «craft» son sinónimo de mejor calidad y están dispuestos a pagar por un producto que consideran más cualitativo.

Un crecimiento impulsado por los Millenials

La generación Y (los Millenials), nacida entre los años 80 y mediados de los años 90, impulsa el crecimiento de los productos «craft». 

Para esta generación, el consumo de productos especializados —que «solo ellos» conocen—, es una afirmación de su diferencia con respecto a un consumo más clásico de productos fabricados en masa. En su opinión, las bebidas espirituosas «craft» son sinónimo de calidad. Prefieren beber menos, pero mejor.

Estos consumidores impulsan este crecimiento en gran medida porque pasan mucho tiempo en las redes sociales hablando de los productos que consumen y compartiendo sus impresiones. 
 

La llegada de nuevos agentes apasionados

Este mercado en pleno auge es propicio para los lanzamientos de nuevos productos.

En todo el mundo se crean numerosas destilerías y los apasionados se lanzan a la aventura de la producción de bebidas espirituosas. Para dar respuesta a la petición de diferenciación de los clientes finales y la búsqueda de recetas originales, estas nuevas marcas eligen envases atrevidos. No dudan en romper los códigos y marcar la diferencia, por lo que optan por recipientes con diseños poderosos, que a menudo se asemejan a las botellas antiguas. Pero siempre con un objetivo: la búsqueda de una calidad superior que se adecue a la calidad de los líquidos que producen. 
 

Como consecuencia, surgen formas prominentes y diferentes —como Pirate o Pearl, por ejemplo—, que a simple vista, se diferencian y cuentan una historia.

Distil’er y Zadig

También aparecen gamas como Distil’er o Zadig, que recuerdan a los frascos de los boticarios de antaño. Su estilo y su gran funcionalidad son grandes fortalezas, tanto para las grandes marcas como para sus clientes finales.

Dynamite y Islay

Hay otras formas más bajas y minimalistas, como por ejemplo Dynamite o Islay, que funcionan perfectamente. Ellas ofrecen a los destiladores y creadores de marcas de diferentes orígenes la posibilidad de ofrecer varias categorías de productos, conservando un mismo diseño de botellas. 

Una tendencia para todas las categorías de bebidas espirituosas

Ninguna categoría de bebidas espirituosas se escapa de esta búsqueda de autenticidad, aunque el mercado esté básicamente dominado por los güisquis, las ginebras, el vodka, los rones y los licores.
 
El mercado también se ve impulsado por el lanzamiento de nuevos productos, como las bebidas espirituosas sin alcohol. 

Nuestros logros

¿Le gustaría hablar de
su proyecto?